domingo, 4 de diciembre de 2016

ROBE – Destrozares. Canciones para el final de los tiempos

Robe
8,5/10
Si el pasado año 2015 muchos y muchas se sorprendieron con el álbum debut en solitario de Roberto Iniesta, ese que se titulaba “Lo que aletea en nuestras cabezas”, ahora toca reafirmarse con un segundo disco que básicamente sigue por los mismos derroteros sonoros y poéticos. Un proyecto en solitario que, en realidad, está rodeado de buenos músicos que han ayudado a ROBE a encontrar nuevas fórmulas sonoras para sus composiciones, dejando a un lado lo que es EXTREMODURO, aunque es cierto que algún poso queda y hace inevitable las comparaciones con el legado de la legendaria formación abanderada del Rock Transgresivo. Por eso tanto como sucedía con su predecesor como en este nuevo disco ROBE muestra su faceta más intimista y lírica, sin olvidar ciertos arrebatos, que además de reflejarse en las letras se nota, sobretodo, en una música melódica y sin ataduras.

“Destrozares. Canciones para el final de los tiempos” es el contundente título con el que se presenta este segundo trabajo de ROBE, el cual viene acompañado de un artwork no menos impactante que nos predispone ante un panorama de desolación poética. Y en buena medida hay que reconocer que este es un disco que se mueve entre la melancolía sosegada y los episodios de desesperación profunda, todo ello suavizado considerablemente por un elenco de instrumentos como el saxo, el violín, el piano, el acordeón y el clarinete, que aportan una vitalidad y melodías difíciles de clasificar; desde el Rock hasta el Flamenco, pasando por el Jazz o el Folk, aquí hay una gran variedad de pinceladas sonoras que dibujan un paisaje nada convencional dentro del Rock estatal por el que el autor se pasea a sus anchas. Un recorrido fluido en el que tampoco se pueden pasar por alto las letras que para la ocasión ha escrito Roberto Iniesta en este presunto final de los tiempos, rebosando sentimiento y pena, pero con el genio de siempre.

¿Y cuál es la conclusión tras varias escuchas al disco? Pues en realidad creo que estamos ante una continuación bastante coherente respecto de lo que fue su predecesor, tal vez un poco más triste, sí, pero tampoco nada exagerado, no hay que olvidar que “Lo que aletea en nuestras cabezas” también tenía momentos melancólicos y el mismo rollo intimista, por lo que nadie debería llevarse grandes sorpresas. Tal vez la mayor diferencia la marquen las portadas, siendo la que luce “Destrozares. Canciones para el final de los tiempos” la que más simbolismo y oscuridad transmite. También es posible que este nuevo álbum suene un poquito mejor, con algunos desarrollos instrumentales muy vivos que incluso acaban por robar cierto protagonismo a la voz y las letras, resultando algo empalagosos por momentos. Y es que aunque esto suene de maravilla a veces una buena guitarra acústica y algo de percusión, al desnudo, sin artificios, pueden transmitir más y mejor que una orquesta entera. En cualquier caso este es un disco al que sacarle mucho jugo, pero eso es algo que cada cual deberá comprobar por su cuenta. Lo que está claro es que estamos ante ROBE en estado puro.

http://robe.es
https://eldromedariorecords.com

No hay comentarios:

Lo más visto de la semana en NOIZZ Webzine